¿Adiós a los controles de afluencia?

Decimos a menudo que EANA gestiona y brinda los Servicios de Navegación Aérea de Argentina, pero ¿qué significa gestionar?

Gestión: Del latín gestĭo, el concepto de gestión hace referencia a la acción y a la consecuencia de administrar o gestionar algo. A su vez, gestionar es llevar a cabo diligencias que hacen posible la realización de una operación comercial o de un anhelo cualquiera. http://definicion.de/gestion/

Una de las novedades introducidas por EANA en el control del tránsito aéreo en apenas un trimestre de gestión de los SNA, es el cambio en la aplicación de los denominados controles de afluencia. Este término, que supo provocar gran incomodidad en círculos operativos, ha dado paso a un cambio muy positivo.

Los detalles

Empecemos por recordar que los controles de afluencia son iniciativas de gestión de tránsito aéreo aplicadas al manejo de la demanda cuando ésta supera la capacidad del sistema. Históricamente se los aplicó en un intento de controlar el tránsito aéreo. El problema fue que con el paso del tiempo quedaron instalados, sea que fueran necesarios o no, y se volvieron algo cotidiano y estático. Pronto quedaron arraigados en la cultura organizacional.

Con la nueva gestión de los controles de afluencia implementada por EANA, sólo se los aplica –en forma dinámica- cuando es realmente necesario, gracias a la implementación de un procedimiento operativo que regula y monitorea dichos controles de afluencia. La medida benefició a EANA, gracias a una marcada reducción del volumen de comunicaciones necesarias entre las torres de control (TWR) y los Centros de Control de Área (ACC). Además, éstos vieron reducirse su carga de trabajo, ya que ahora no necesitan calcular la hora de cada despegue.

También los clientes se beneficiaron de manera significativa, ya que su índice de puntualidad de partidas (OTP: On Time Performance) mejoró considerablemente. Ahora tienen una mayor confiabilidad horaria, sufren menos esperas y reducen su consumo de combustible y emisiones de CO2. También las mejoras operadas en las comunicaciones, así como un mayor y mejor intercambio de información entre EANA y los clientes, contribuyeron a disminuir las demoras y mejorar la confiabilidad horaria de las líneas aéreas.

El cambio operado fue mayor aun, abarcando la cultura operacional del sector y restableciendo el significado y la utilidad de los controles de afluencia. A su vez, este cambio generó una reacción positiva en toda la comunidad aeronáutica.